Curso-taller Bongá, Sierra Nevada de Santa Marta

Hace ya varios años que desde el Colegio San José se pensaba ofrecer una experiencia de formación para nuestros estudiantes, desde la riqueza de nuestra cultura caribe y en diálogo con nuestros pueblos ancestrales. Gracias a Dios este deseo pudo concretarse en el reciente Curso-taller Bongá, que realizamos del 7 al 15 de junio en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta.


Titulamos: "Bongá" a nuestro curso-taller por el vocablo kogui: "despertar", que constituye no sólo una llamada a buscar el sentido de la propia vida, sino el lamento de la tierra que nuestros hermanos mayores los indígenas quieren expresarnos. La Sierra Nevada, lugar sagrado y centro del mundo desde su cosmogonía, fue el elegido para una experiencia que más que una formación en liderazgo, pretendía una verdadera peregrinación al interior y una reconexión con el planeta. Desde este contexto ofrecimos una experiencia que dejó grandes frutos para los colegios participantes: Javier de Ciudad de Panamá, Berchmans de Cali, Enseñanza de Barranquilla y el San José, como anfitrión del evento.

Fue especialmente valioso en medio de nuestras actividades el destinar momentos para tomar contacto con la Sierra, la visita al Pueblito Chairama en el Parque Tayrona, al Santuario y a Pozo Azul en Minca, así como el diálogo que tuvimos con dos hermanos koguis, que vinieron a hablarnos de su cultura, recalcándonos que "todavía tenemos esperanza si sabemos escuchar", no sólo como el llamado de "Aluna", la madre, sino como nuestra única posibilidad de supervivencia como seres humanos. Con ellos compartimos un rato ameno, uniéndonos a sus risas al contarles lo cansados que quedamos luego de nuestras caminatas, que para ellos son sólo pocos pasos.

Para las actividades propias de esta experiencia formativa, realizadas con la coordinación de Juan Pablo Rodríguez, coordinador nacional de curso-taller, contamos con un grupo de asesores de gran calidad que provenían de cada uno de los colegios invitados. Fue muy especialmente valioso la presencia del Colegio de Panamá con quienes estrechamos redes de amistad siendo tan cercanos cultural y geográficamente. Este curso-taller que iniciamos este año y que esperamos tenga su versión el año que viene, espera ofrecer para los colegios de la cuenca caribe y para los que deseen asistir una opción distinta de formación en liderazgo ignaciano que al mismo tiempo quiere conectarse con la realidad de nuestros pueblos originarios y de nuestra tierra.

Nos resuena la pregunta que, típica al final de cada curso-taller, responden con fuerza los jóvenes cursantes: ¿Cómo está la moral? Alta, muy alta, sin duda, y más luego de esta experiencia reparadora en la que hemos podido abrir nuestros oídos. Que esto sea sólo un preludio para octubre del año próximo. La Sierra y nosotros los esperamos de vuelta.