El Documental “Destierro, la tierra somos nosotros”

El santuario San Pedro Claver orientado por la comunidad de los padres Jesuitas en Cartagena, cuna en América Latina de la defensa y promoción de los derechos humanos, lanzaron recientemente en asocio con la Pontifica Universidad Javeriana el documental “Destierro, la tierra somos nosotros”; donde se analiza y denuncia la realidad que viven los habitantes de los corregimientos de: Manzanillo del mar, Punta canoa y Arroyo de las Canoas.


La producción busca generar un debate sobre el presente y futuro de estas comunidades raizales afrodescendientes asentadas en la zona norte de la ciudad, donde se adelantan sofisticados proyectos inmobiliarios, tanto residenciales como turísticos. El padre Jorge Alberto Camacho, S.J., párroco de la Iglesia San Pedro Claver y coordinador de la misión San Pedro Claver manifestó “con este documental se busca mostrar una realidad desconocida por las autoridades locales y nacionales, sobre una compleja problemática que viven estas comunidades nativas a raíz de los mega proyectos turísticos y residenciales que se adelantan en esta exclusiva zona y las amenazas y los riesgos en la vulneración de derechos en que están los habitantes que residen en estos corregimientos”.

Los realizadores del documental: Daniel Cabezas Robayo S.J., licenciado en Filosofía, estudiante de último semestre de Comunicación Social con énfasis en producción audiovisual. Durante su proceso de formación como sacerdote Jesuita, Daniel Cabezas tuvo contacto con las comunidades del norte de Cartagena, desde entonces su interés se mantuvo hasta el punto de querer contar la historia de manera audiovisual. María Camila Solorza. Estudiante de último semestre de Comunicación Social con énfasis en Periodismo y producción audiovisual, su lado periodístico se vio reflejado en la realización del documental, el cual se realiza gracias al estudio de un semillero de investigación de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana. La idea de realizar el documental partió de tres necesidades:

1. El interés del sacerdote Jesuita, Jorge Camacho por mostrar la situación de vulnerabilidad que sufren las comunidades ubicadas en el norte de Cartagena debido al desarrollo y la llegada de los Mega-Proyectos.

2. La investigación previa y detallada realizada por el semillero de Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana.

3. El espacio para realizar el documental desde el programa de Comunicación Social. Daniel y María Camila se unieron y con un trabajo detallado de producción la idea comenzó a materializarse, fueron varios meses de preproducción en los que con base en la investigación se realizó un guion imaginario, donde los realizadores plantearon la estructura, las entrevistas, los personajes y el tratamiento audiovisual.

El paso siguiente fue la producción, en un viaje de 5 días Daniel y María Camila llegaron a Cartagena y con apoyo del padre Jorge Camacho se acercaron a las comunidades comentándoles el interés por realizar un documental para visualizar la problemática tan marcada que aún siguen viviendo. Fueron tres los corregimientos seleccionados, cada uno visualizaba un problemática por lo cual se complementaban y adecuaban la historia.

El primero que parece en la línea narrativa del documental fue Manzanillo del Mar, el cual evidencia los cambios que los habitantes han sufrido en sus tradiciones y en su economía por causa de la llegada de grandes proyectos como Karibana.

El segundo corregimiento fue Punta Canoa, allí los habitantes reclaman una consulta previa, el orden establecido para una construcción de gran área y en la cual se ven implicados terrenos que pertenecen a comunidades ancestrales y que por años han habitado ese territorio, lo cual, los hace dueños.

El tercer corregimiento fue Arroyo de las Canoas, en este lugar la comunidad se queja por la falta de interés del gobierno local, una de las frases que más se escuchaba era “Acá miran cuando van a construir esos grandes proyectos pero para ver cómo avanza la comunidad no”. Esta queja se presenta más fuerte en el ámbito escolar ya que los niños de la zona estudian en lugares no aptos para sus actividades y el gobierno, a pesar de haberles prometido una escuela y lugares acordes a la educación de un menor, aun las condiciones son inhumanas. Después de registrar las tres problemáticas se realizó un segundo viaje para entrevistar las entidades públicas y privadas, en la entrevista al alcalde los realizadores no tenían opción de contra preguntar, sencillamente el alcalde respondió y terminó la cita.

Después del segundo viaje el tiempo de posproducción fue el más extenso, dos meses duraron los realizadores editando, seleccionando, musicalizando y dejando listos los detalles para que el documental tuviera calidad, excelente narrativa y lo más importante, para que mostrara la realidad que el país debe conocer. El estreno se realizó en tres ciudades, Bogotá, Manizales y Cartagena.

Los públicos fueron muy distintos pero las reacciones siempre fueron positivas.

Tomado de: El periódico La Verdad de Cartagena