Fe y Alegría en cárceles de América Latina

Durante tres años, cuatro países en los que tiene presencia IRFA (Instituto Radiofónico de Fe y Alegría) trabajaron incansablemente para construir una propuesta educativa que pudiera ser implementada en las cárceles o sitios de reclusión de Bolivia, Honduras, Paraguay, Venezuela y Perú.


Entre el 2013 y el 2015 cientos de voluntarios, facilitadores, maestros guías, coordinadores pedagógicos, ingresaron y recorrieron más de 20 penitenciarias para llevar a sus reclusos (as) la posibilidad de culminar sus estudios secundarios pero también para llevarles un poco de esperanza y solidaridad, ”porque en las cárceles es importante llevar educación formal, pero quizá es igual de importante devolverles la dignidad de seres humanos”, fueron las palabras de Héctor Flores, encargado del programa de Acción Pública de Fe y Alegría Honduras.

Con el presente informe queremos visibilizar algunos de los logros alcanzados por el proyecto, pero también algunos hallazgos que han compartido nuestros compañeros de IRFA en los países en los que se llevó a cabo el proyecto “Educación en contextos de encierro”, en los que se evidencian las condiciones de maltrato, exclusión y violación de los derechos humanos en que conviven miles de hombres y mujeres (condenados y esperando condena) que habitan estos lugares, en donde cada persona se convierte en “el excluido de los excluidos”.

Principales dificultades: Se podría asegurar que las condiciones de hacinamiento, pobreza y maltrato son similares en todos los establecimientos, compartimos los más relevante:

1. A pesar de que existen leyes que reivindican los derechos de esta población, el régimen penitenciario no reconoce a la educación como un derecho humano fundamental sino que priorizan el concepto de control y seguridad.

2. Existe mucha burocracia al interior de los penales lo que dificulta el ingreso del personal que va a realizar labores educativas.

3. Existe una alta deserción de estudiantes en todos los cursos, que se da por varias causas:

-Un alto porcentaje de los reclusos tiene detención preventiva. Alta rotación de internos.
-Muchos problemas psico-sociales y de salud, falta de atención de especialistas, la educación no se ve como una posibilidad de reinserción.
-Muchas necesidades económicas, un alto porcentaje vive en hacinamiento, con índice de pobreza extrema, con sus necesidades básicas insatisfechas.
-Temor del personal docente para ingresar a los establecimientos penitenciarios.

Principales resultados:

1. Los IRFAs lograron consolidar una propuesta educativa que corresponde al contexto y a la realidad de cada país, en Paraguay la propuesta es bilingüe.

2. Se logró incluir en la propuesta educativa elementos de educación en valores, autoestima y elementos para la convivencia pacífica y la resolución de conflictos.

3. Se establecieron al rededor de 10 convenios con diferentes organizaciones que realizan acciones pastorales en estos espacios, logrando con esto una mayor sostenibilidad de las acciones educativas.

4. Se logró involucrar a algunos internos en acciones de voluntariado, en algunos establecimientos son los propios internos quienes apoyan las labores pedagógicas.

5. Se implementaron cursos técnicos correspondientes a la vocación laboral, los procesos productivos locales y las perspectivas de mercado en cada recinto.

6. A pesar de la deserción un alto porcentaje, mas del 70% de los que inician, logra terminar sus estudios secundarios y esperan una oportunidad para seguir estudiando.

7. En total participaron por país : Perú 344, Paraguay 385, Bolivia 215, Honduras 70

Las perspectivas a futuro:

1. A pesar de que el proyecto terminó, los IRFAs involucrados consideran que la educación para reclusos (as) debe ser una línea en la que Fe y Alegría siga trabajando y pueda aportar en los cambios estructurales que requieren las legislaciones de los países, para hacer de estos espacios verdaderos lugares de resocialización.

2. Continuar buscando alianzas interinstitucionales que permitan fortalecer el trabajo y mejorar los resultados.

3. Seguir trabajando en una propuesta educativa integral que involucre la formación en valores y la formación para el trabajo y para el emprendimiento.

4. Trabajar una propuesta federativa de política pública para el tratamiento de la población privada de libertad y en conflicto con la ley, que se asuma de forma preventiva y hacia la reinserción social.

5. A pesar de que la realidad desborda los esfuerzos de organizaciones como Fe y Alegría, es necesario que se dé continuidad a estos procesos, muchas personas de las que están allí quieren y necesitan una oportunidad para volver a la sociedad y ser personas de bien.

6. El material recopilado durante el proyecto será el insumo para una publicación federativa, titulada "La otra frontera" con la que la Federación quiere visibilizar la situación de las cárceles en América latina y resaltar la posibilidad de consolidar una propuesta educativa para las personas privadas de libertad.

De esta manera Fe y Alegría e IRFA cumplen con su misión de llevar educación a las nuevas realidades de la exclusión, aquellos lugares en donde nadie, ni el Estado, ni la sociedad quieren mirar y aportar.