Se presentó en rueda de prensa la CG 36 que elegirá al General número 30

El pasado 27 de septiembre, se llevó a cabo -en la Curia General de los jesuitas- la rueda de prensa de presentación de la Congregación General 36 que comenzará el próximo 2 de octubre, a las 5:00 p.m., con la celebración de la misa de apertura en la Iglesia del Gesù (Roma).


El P. Patrick Mulemi, S.J., director de la Oficina de Comunicación y relaciones públicas de la Compañía y portavoz de la Curia General, ha introducido el trabajo recordando que el 27 de septiembre de hace 476 años se aprobó la Compañía de Jesús por el Papa Pablo III, con la bula Regimini militantis ecclesiae en 1540. El P. Mulemi, también, ha presentado la renovada aula de la asamblea, mostrando los cuatro paneles en las paredes, pintados por el jesuita esloveno Marko Ivan Rupnik, que se inspiran en pasajes de la Escritura y en los Ejercicios Espirituales de San Ignacio.

El provincial de Filipinas, el P. Antonio Moreno, S.J., ha explicado el proceso de preparación de la Congregación. Esta fue convocada después de que el Superior General de los jesuitas, Adolfo Nicolás, S.J., anunciase la intención de presentar su dimisión a la Congregación General, el máximo órgano de gobierno de la Compañía de Jesús.

Por otro lado, el rector del colegio internacional del Gesù, el P. Orlando Torres, S.J., ha explicado el proceso que llevará a 215 jesuitas (de los cuales 212 serán los electores del General) provenientes de las 66 Provincias en las que se organiza la Compañía, a cumplir con los dos principales objetivos que la Congregación 36 tiene por delante: “Elección de un nuevo General y discusión de las cuestiones más urgentes de la vida y la misión de la Compañía”. El padre Torres ha explicado que el procedimiento “se contiene en un librito: ‘Formula Congregationis‘. La única cosa que le falta, la más importante, es lo que el Espíritu quiera inspirarnos”. Una vez aceptada la dimisión del padre Nicolás, la asamblea estudiará el documento sobre el estado de la Compañía (De Statu) para identificar las características que debería tener el futuro General. A partir de ese momento comenzaran las “murmurationes“: cada delegado puede pedir información al resto de congregados en entrevistas personales. Prohibida cualquier discusión en público, cualquier “propaganda”. “Los días de murmuraciones son, como dice Ignacio, dedicados a la oración, al recogimiento y a la penitencia. Es un tiempo de discernimiento”. Para la elección, que tendrá lugar presumiblemente al inicio de la segunda semana de trabajo, es necesario el voto de la mayoría absoluta (el 50 por ciento más uno, es decir, se necesitan 107 votos).

Una vez elegido el nuevo General, se informa al Papa. A continuación, la Congregación procede con la discusión de los temas más urgentes que conciernen “a la renovación de la vida de la Compañía y su misión en la Iglesia”, como ha indicado el provincial de Filipinas.

En su intervención, el P. Federico Lombardi, S.J., asistente ad providentiam, consejero general y exprovincial de Italia ha dado “algunos números” de la Compañía. “En 2015 los jesuitas en el mundo eran 16.740: 12.000 presbíteros, 1.300 hermanos, 2.700 escolares y 753 novicios”. Es interesante notar que, respecto al pasado, hoy los jesuitas tienen siempre una proveniencia más del “global South“: de hecho, crecen las vocaciones en Asia y África (de donde provienen el 60% de los novicios y de los escolares) y disminuyen en Europa y América del Norte. “Son 5.000 los jesuitas europeos, 5.000 de América (2.600 América del Norte y 2.400 América Latina), 5.600 provienen de Asia (4.000 de India), y 1.600 de África. Números que se reflejan en la proporción de los participantes a la Congregación General”.

El P. Lombardi ,también, ha indicado los temas que han guiado a la Compañía hasta hoy, a partir de la Congregación General 35: “La reconciliación con Dios, entre los hombres y con la Creación”.

El nuevo General será el número 30 después de San Ignacio.