CG 36: Unámonos a la oración de los electores

Estamos justo en medio del tiempo de las murmuratio. Lo que más sorprende cuando uno conoce por primera vez cómo funciona la Congregación en estos cuatro días, es la peculiar forma de conversar sobre candidatos para el cargo de Superior general. Los electores hablan entre ellos, pero no en grupo, sino de dos en dos, y sin lista previa. Y más interesante aún es saber que, para los miembros de la Congregación, lo primero y fundamental es el espíritu de oración que marca estos días.


La dinámica de la Congregación, que hasta hace unos días había girado en torno al Aula, ahora se mueve en torno a la conocida como “Cappella Borgia,” el verdadero corazón de las murmuratio, donde el Santísimo está expuesto en todo momento para la continua oración de los electores. Noche y día, los electores se acercan allí y sopesan, en un ambiente de silencio, la información que han recogido durante sus conversaciones. Por la tarde, todos se reúnen en esta capilla para orar juntos según la forma de oración tradicional que se llama Adoración del Santísimo Sacramento.

Tras un sencillo y profundo canto de Taizé, la congregación en conjunto reza una preciosa invocación al Espíritu Santo seguida de un largo rato de silencio que sólo se ve interrumpido por esporádicos cantos del conocido “Adoramus te, Domine.” La Adoración termina con el Tantum ergo, y el Salve Regina.

Durante estos días, invitamos a quienes están unidos a lo que está sucediendo aquí, en Roma, a vivir en el mismo espíritu de oración. Para unirse a los electores, se puede visitar la “sala de oración” (clic aquí); donde se encuentran los textos y videos de las oraciones de la mañana. Quien quiera pueda añadir ahí su propia oración o sus comentarios.

¡Gracias a todos los que apoyáis con vuestra oración a los electores!