CG 36: ¿Quién ayuda al General en su gobierno?

Dado que la Congregación General, en sus próximos días, tendrá como tarea identificar a las personas que participarán en el gobierno de la Compañía, durante las primeras jornadas de la fase “ad negocia” debe concentrar su atención en la estructura del gobierno central de la Compañía. Varias contribuciones han sido presentadas a los delegados para permitirles reflexionar sobre la configuración actual de la Curia General.


En particular, se ha delineado la evolución histórica de la figura de los asistentes y se ha descrito su exigente trabajo con miras a precisar la descripción de su tarea actual. Cuatro congregaciones generales (CG1, CG31, CG34, CG35) han reflexionado y definido el rol de los asistentes.

Actualmente, para el gobierno de la Compañía tenemos asistentes ad providentiam y asistentes regionales. Los asistentes ad providentiam son cuatro y ellos cuidan del General, de su modo de vida, de su salud, de su forma de gobernar; de manera que él pueda cumplir convenientemente su servicio de liderazgo. Los asistentes regionales ayudan al General en el gobierno universal, tomando en cuenta sus regiones específicas y sus conocimientos particulares (según criterios geográficos, temáticos u otros). Juntos constituyen el consejo del General. El esfuerzo de renovación de la Curia en estos últimos años ha sido efectuado guardando el espíritu que Ignacio mismo invitó a cuidar, de modo que el gobierno central no se convierta en una institución burocrática; más bien es necesario que se mantenga la consciencia del liderazgo, el ser un medio para poner el cuerpo de la Compañía al servicio de Dios y de la Iglesia.

Otro tema de discusión ha sido la situación de las conferencias de provinciales en el mundo. Varios aspectos han sido tomados en cuenta: la enorme diversidad de estructura en virtud de los diferentes orígenes históricos, la relación entre ellas, la conexión con el gobierno central, las relaciones con las Provincias. Actualmente, hay seis conferencias en el mundo: África y Madagascar, Asia-Pacífico, Asia del Sur, Europa, Canadá y Estados Unidos, y América Latina.

Para seguir orientando su trabajo sobre estos temas, los delegados han manifestado el deseo de escuchar la opinión de su nuevo Superior General.