Nunca se ha hecho antes: las novedades de la Congregación General 36

En primer lugar, se ha adoptado una nueva fórmula como se había propuesto en la anterior Congregación General. Hasta ahora, la Congregación comenzaba formalmente con la sesión plenaria, cuando todos los delegados se reunían en el Aula. Con la nueva fórmula, la Congregación se inicia para todos los efectos un año antes, cuando los miembros elegidos de las diversas provincias se reúnen a nivel de conferencias continentales (África, América Latina, Canadá-Estados Unidos, Europa, Sud-Asia) para formar las comisiones preparatorias. Estas comisiones han preparado los documentos sobre los cuales los electores están trabajando en el Aula y que, en las Congregaciones anteriores, debían ser redactados al momento, con mucha pérdida de tiempo.


El Aula donde tradicionalmente se desenvuelve la Congregación ha sido completamente renovada. Se ha creado un ambiente agradable dotado de una infraestructura tecnológica para favorecer al máximo la participación de todos los congregados.

Otra novedad es la presencia de los hermanos. Ciertamente, es la tercera vez que los hermanos (religiosos no sacerdotes) participan en la Congregación General, pero es la primera vez que han tenido acceso a la votación del nuevo padre general. Los hermanos participan de las deliberaciones y tienen derecho a voto como cualquier otro miembro. En esta congregación son seis, uno por cada conferencia continental.

Por primera vez se ha usado un logo y un lema que caracteriza la Congregación: “REMANDO MAR ADENTRO”. La cita está tomada de un discurso que el Papa Francisco dirigió a la Compañía en 2014, con ocasión de la fiesta de San Ignacio.

La CG36 es una congregación sin-papeles, donde se ha reducido al máximo dicho consumo. Cada elector ha sido dotado de una Tablet con la que puede acceder a la oración de la mañana, a los documentos, a la traducción simultánea, a la petición del turno de palabra y a las votaciones en tiempo real.

Por primera vez, además del sitio Web y del Newsletter diario, se han utilizado otras redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram y Youtube) para ayudar a jesuitas y colaboradores repartidos por el mundo a participar en el evento. La respuesta ha sido muy positiva: se ha generado una dinámica participativa que ha involucrado a miles de personas cotidianamente por todo el mundo.

Otra importante novedad de la 36ª Congregación General: se ha elegido por primera vez un general no europeo, proveniente de América Latina.

Y, obviamente, es la primera Congregación celebrada bajo el pontificado de un papa jesuita…