Primer encuentro de Teología

  •    Enero 26 de 2017
  •    Periodismo Digital
  •    Jesuitas
  •    CPAL

El “Primer Encuentro iberoamericano de Teología” se llevará a cabo entre los días 6 y 10 de febrero del presente año. Contará con la participación de más de 40 teólogos-de habla hispana- y tendrá lugar en el Boston College (EEUU).


El organizador, Rafael Luciani reconoce que el objetivo principal de este encuentro internacional es “apoyar el proceso de cambio que el Papa lleva adelante” desde las claves de la “globalización, exclusión e interculturalidad“.

El evento será el momento oportuno para repensar el papel de una teología iberoamericana, que busque el diálogo intercultural y pueda responder a los nuevos signos de los tiempos de esta época global, como son la exclusión y la pobreza a las que siguen sometidas las mayorías de este mundo. Por ello, en este primer encuentro sea abre a la reflexión y aporte que ha hecho la producción teológica en español en Iberoamérica.

¿Cómo surgió la idea de montar este ‘Primer encuentro iberoamericano de Teología?

Conversando con varios amigos y teólogos, entre ellos Carlos María Galli, Juan Carlos Scannone, S.J., y Félix Palazzi, hemos coincidido en la necesidad de hacer pausa para analizar el momento presente y tratar de discernir, como comunidad teológica latinoamericana, por dónde pasa Dios hoy en nuestra historia y cómo estamos respondiendo a los desafíos del presente. Hemos querido insertar este momento de reflexión como parte de la contribución teológica y pastoral de teólogos y pastoralistas al actual pontificado. Esto nos llevó a la idea de realizar un primer encuentro que permitiera reunirnos y pensar esta época global a la luz de los cambios que el Papa Francisco ha iniciado, y que son parte de ese espíritu del Concilio Vaticano II que a veces hemos olvidado. Lo que soñamos hace casi dos años hoy se hace realidad y esperamos que sea una contribución para seguir impulsando los cambios de mentalidades y estructuras eclesiales que se necesitan hoy.

¿Por qué en Boston y en la facultad de Teología del Boston College de los jesuitas?

Los jesuitas han sido un factor importante en la conversión de la Iglesia al mundo de los pobres. No olvidemos que el Padre Arrupe situó esta opción en el marco concreto de las relaciones entre fe y justicia. Esto caracterizará a las obras de la Compañía a nivel global, especialmente en la llamada tercera época que se abrió luego del Concilio Vaticano II. El Boston College es una universidad jesuita que es consciente de su misión e identidad ignaciana, de crear puentes y construir vínculos con otras realidades, y aún más en esta época de tanta incertidumbre sobre el futuro y el bienestar de una gran mayoría de la humanidad.

¿Qué figuras teológicas y eclesiásticas van a asistir al Encuentro?

Seremos más de 40 teólogos de América Latina, España y EEUU, entre los cuales contamos con la presencia de Gustavo Gutiérrez OP, fundador de la teología de la liberación, y Juan Carlos Scannone SJ, fundador de la filosofía de la liberación. Hemos invitado a personas que puedan aportar sus investigaciones teológicas y experiencias pastorales locales en función de ayudarnos a discernir el momento que vive la Iglesia y la sociedad en Iberoamérica. Otros teólogos como Pedro Trigo SJ, Víctor Codina SJ y José Ignacio González Faus SJ también han enviado su contribución. Entre las figuras eclesiásticas que asistirán está Mons. Raúl Biord Castillo, quien se ha dedicado a estudiar la condición misionera de la Iglesia, y el Cardenal venezolano Baltazar Porras Cardozo, miembro de la Pontificia Comisión para América Latina y muy cercano al Papa.

¿Puede ser el primero de una serie de encuentros a celebrar en diferentes partes de América?

Esa es la intención. Los que estamos en el equipo organizador queremos poner en marcha un proceso que permita generar otros encuentros locales, regionales y continentales, y que abran paso a nuevas generaciones de teólogos. Esta es una de las metas que buscamos. Pero también está el espíritu de colaboración entre Universidades, especialmente jesuitas, que queremos fomentar para que puedan surgir otros proyectos y espacios de colaboración con el proceso iniciado por el Papa Francisco. Este espíritu de colaboración inter-universitaria es algo que el padre General de la Compañía, Arturo Sosa SJ, quiere fomentar. De hecho, la Escuela de Teología y Ministerio del Boston College ya comenzó con la creación de un programa de formación continua en teología en unión con otras Universidades jesuitas como la Alberto Hurtado en Chile y Comillas en España, y el Celam.

Después de la Teología de la Liberación y de la Teología del Pueblo, ¿cuál puede ser la aportación latinoamericana a la teología en el momento actual?

Los tres grandes temas que definen a este encuentro -globalización, exclusión e interculturalidad- hablan de los grandes retos que queremos mirar como comunidad teológica. La teología latinoamericana tiene el valor histórico de haberle dado voz a los pobres y luchado por su reconocimiento a todos los niveles. Algo meritorio que hoy ha sido asumido por toda la Iglesia universal y que tiene su origen en la celebración de la II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano celebrado en Medellín en 1968. Esa Iglesia pobre y para los pobres que Francisco nos pone como meta.

Hoy se presenta el reto de cómo llegar a ser sujetos, pues no basta con tener algo para comer, si me quedo sin posibilidades de tener posibilidades. Esta es la mayor pobreza. Por ello, debemos reconectar a la teología con la pastoral, a la academia con la realidad de las personas. Esto es algo que la teología en EEUU y en Europa debe siempre recordar. No hay teología sin praxis. Por lo tanto, el carácter profético de la teología latinoamericana es hoy más que necesario, en medio de tantas realidades eclesiales y sociales que viven en burbujas artificiales o falsos academicismos, sin contacto personal y cotidiano con los pobres y excluidos de cada sociedad. No olvidemos que la teología no es hecha sólo por académicos que se encierran en sus oficinas sino, ante todo, por creyentes que apostamos con nuestro propia ejemplo por transformar el mundo y hacerlo más humano.

Descarga aquí el Programa del Primer encuentro iberoamericano de Teología.