Manifestaciones de solidaridad por el fallecimiento del “Padre de la CVX Colombia”

  •    Febrero 10 de 2017
  •    Flor Alicia Moncaleano Sánchez, Presidente CEN, CVX Colombia
  •    Jesuitas
  •    CVX

Expresiones de afecto, cercanía y agradecimiento de los miembros de la CVX Colombia con ocasión del fallecimiento del P. Jesús Andres Vela, S.J., el pasado mes de enero del presente año.


¿Qué podemos decir?

Lo primero que llega son palabras como bondad, entrega, carisma, inteligencia, perseverancia...JOSU, como lo llamaba Eduardo a grito limpio cuando terminaban las reuniones del Rosal, en la Casa de la Juventud, para llevarlo a su casa...fue presencia constante y cierta del amor de Dios en nuestras vidas personales y de familia; y en nuestras comunidades de CVX.

Desde 1985, cuando en los primeros Ejercicios Espirituales de la Javeriana se hizo guía y pastor, hasta el mes pasado cuando estuvo cercano en el dolor de la pérdida de nuestro amigo Eduardo Abondano, Jesús Andrés estuvo, con la mayor posible mayúscula del verbo ESTAR en nuestra cotidianidad, como pastor de tantos de nosotros que conocimos a Cristo vivo, amoroso y solidario a través de su vida.

Estuvo presente en el momento de la muerte de nuestros familiares más queridos, en nuestro matrimonio y en el bautismo de nuestra hija mayor.

Vino a comer cordero pascual, literal cordero pascual, los domingos de resurrección en casa de la familia y, por supuesto, era figura esencial en la celebración obligada de su cumpleaños y en el de su compañero de siempre, nuestro Elkin Arango, que se celebraba sin falta cada noviembre con sus amigos de El Rosal.

Le agradecemos su determinación para traer a Colombia las comunidades de Vida Cristiana CVX que nos ofreció siendo estudiantes universitarios.

Semanalmente asistía a las reuniones de la comunidad laical y anualmente organizaba todo para acompañarnos en los Ejercicios Espirituales que en Semana Santa daba a toda la CVX. Felices de poder vivir la experiencia personal de fe en comunidad, pudimos afirmarnos en la fe, dar razón de ella y seguir un camino de compromiso con talante exigente y fundamentado.

Nos incorporamos al proceso de renovación de la comunidad de CVX mundial y hoy, después de 30 años, le seguimos agradeciendo este camino y la posibilidad de vivir una vocación laical dentro de la Iglesia, al estilo Ignaciano.

Eternamente agradecidos a ti Jesús Andrés, por creer en la vida laical y hacerla posible. Gracias por propiciar nuestro encuentro personal con Jesús, por hacernos vivir las experiencias de la comunidad de amigos en el Señor que tanta alegría te daba. Siempre nos recordabas que nos encontrábamos como uno de los grandes tesoros de tu vida que permanecían con el tiempo. Y gracias por tu invitación constante a lo único que vale la pena: la entrega desde el amor por el Reino.

Hoy, Jesús Andrés querido, celebramos tu vida en nuestras vidas. No solo en los recuerdos y vivencias únicas del corazón, sino también en el deseo de continuar con tu legado, viviendo decididamente nuestra fe en la misma forma pausada, serena, estructurada, estudiada, seria, pero también alegre y con buen sentido de humor que tu vida nos mostró.

Gracias al Padre por tu legado, gracias por tu vida, por tu Pascua y por ti. Te amamos. Caramba! Por fin disfruta de un buen descanso con Nuestro Señor! Y a ver si en el Cielo dejas de escribir tanto en frente del computador, cosa que hacías incluso los domingos, y te das una canita al aire con Jesús, tu tocayo. Descansa en la plena presencia del amor de Dios.

Eduardo Dueri y Carolina Sánchez
Hoy, miembros de la Comunidad CVX Kairós

Estas palabras de dos queridos miembros de la CVX, tan sentidas y cargadas de un profundo amor agradecido, son la mejor manera de expresar nuestra gratitud, nuestro afecto y reconocimiento por el legado que la CVX Colombia ha recibido en la persona del P. Jesús Andrés.

En esta celebración están presentes varios de aquellos jóvenes de entonces. Con gran entusiasmo, alegría y compromiso acogieron en aquel tiempo la propuesta de conocer, amar y servir al Señor en las comunidades de CVX que se conformaron. Hoy siguen siendo compañeros, amigos en Señor, amigos entrañables.

Gracias a Ustedes, a ese fervor de sus corazones unido a la perseverancia, a la dirección y acompañamiento del P. Jesús Andrés, que creyó siempre en la vida comunitaria, hoy la CVX, como comunidad laical animada por la espiritualidad ignaciana sigue caminando viva, presente, actuante y ávida del espíritu del Señor que nos amina a continuar este transitar.

Querido Padre Jesús Andrés, seguimos contigo para que junto al Señor de los Cielos y de María, hija del Padre, Madre del hijo y llena del Espíritu Santo, nos sigan acompañando y animando en la misión que como laicos ignacianos tenemos en todo amar y servir.

El Consejo Ejecutivo, el Asistente Eclesiástico y los miembros de la CVX Colombia, expresamos a todos los jesuitas de la Provincia Colombiana nuestra solidaridad y gratitud por la vida y obra de quien hemos llamado amorosamente “el Padre de la CVX Colombia”

Muchas gracias.