CPAL: Discusión de la Prioridad 2 del PAC

  •    Marzo 24 de 2017
  •    Comunicaciones CPAL
  •    Jesuitas
  •    CPAL

En la revisión de la Prioridad 2 “Profundización y articulación del trabajo con jóvenes”, los participantes -al evento Impactando, que se adelanta en Lima, Perú- discutieron el trabajo realizado en los últimos años en el marco de los objetivos: lograr una mayor comprensión de la realidad juvenil; y fortalecer la formación para el liderazgo y la articulación del trabajo con jóvenes.


Discutieron los aportes más significativos de los últimos años al Proyecto Apostólico Común en la labor con los jóvenes. En muchos casos, se ha priorizado el trabajo con jóvenes como dimensión transversal a obras, sectores, provincias y CPAL. En la mayoría de las provincias con más fuerza y claridad, y en otras con menos, sin embargo, se ve que con los aportes del PAC y las experiencias de otros podría ayudar a hacer que el trabajo con los jóvenes sea una prioridad provincial.

Esta prioridad se ha concretado, con altos y bajos, en nuevas iniciativas de trabajo con jóvenes a nivel nacional, provincial y en América Latina y el Caribe. En muchos casos, la RJI -Red Juventud Ignaciana – ha ayudado a los muchos procesos ya existentes de trabajo con jóvenes, con laicos, otros religiosos y religiosas, voluntariado, iniciativas intersectoriales y obras de la Compañía.

Sin embargo, se percibe una necesidad de profundizar en conceptos como trabajo con jóvenes y liderazgo, optimizar metodologías de trabajo, iniciativas intersectoriales y la sistematización de experiencias. Se debe tomar en cuenta la diversidad de realidades y contextos de los jóvenes, sin homogenizar, por ejemplo, jóvenes indígenas y mayores y menores de 18 años.

Otro de los puntos que destacaron como las debilidades que se tienen a la hora de conocer y responder a las expectativas y necesidades de los jóvenes, fueron las siguientes:

1. Comprender. Sale con fuerza la necesidad de conocer y comprender con profundidad el mundo (los mundos) de los jóvenes.
2. Protagonistas. En muchos casos los jóvenes son sujetos-objetos del trabajo y nos falta ponerlos más decididamente como protagonistas aprovechando los espacios ya existentes con más acciones donde se explicite la Fe; pensar menos en eventos y más en procesos con metas medibles; fomentar la dimensión eclesial, de ciudadanía y política.
3. Discontinuidad. Tenemos una alta rotación de los referentes del trabajo con jóvenes lo que dificulta la continuidad de los procesos, la conformación de equipos sólidos y el mejor aprovechamiento de los escasos recursos.
4. Investigar. Impulsar el Observatorio Juvenil y las vinculaciones con instituciones propias y de otros para hacer un mapeo de cuántos somos, qué hacemos, dónde estamos.