Arrancó el “Proceso del 9 al 9”

“¡Quiéreme bien! ¡Herédame la paz!”. Esa fue la principal consigna que gritaron cerca de 280 jóvenes -que quieren apostarle a la paz y a la reconciliación- durante el lanzamiento oficial del “Proceso del 9 al 9” que se llevó a cabo, este viernes, en el marco de la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.


El evento que se llevó a cabo en la plazoleta del Colegio Mayor de San Bartolomé, marcó el inicio del “Proceso del 9 al 9” que se extiende hasta el 9 de septiembre, fiesta de San Pedro Claver. Serán 5 meses de formación que incluyen una serie de actividades de movilización y sensibilización sobre la co-responsabilidad de la sociedad civil en el derecho de reparación de las víctimas del conflicto armado, favoreciendo espacios de encuentro orientados a la construcción de memoria histórica y solidaridad colectiva.

La actividad fue liderada por la Compañía de Jesús y sus obras sociales y juveniles: la Red Juvenil Ignaciana, la Casa Ignaciana de la Juventud y el Servicio Jesuita a Refugiados – Colombia. A esta hicieron presencia jesuitas, estudiantes de las obras educativas de la Compañía en Bogotá, adultos mayores de los programas del voluntariado javeriano, un grupo de jóvenes del SJR Soacha, entre otros.

Durante la jornada, se llevaron a cabo varias actividades artísticas y simbólicas. Se contó con la presencia de tres carpas, en las cuales los asistentes podían reflexionar sobre:

• Víctimas, el propósito de este espacio era reconocer las distintas víctimas que existen en nuestro país.

• Memoria, a través de la cual se vinculaba la memoria y reconciliación desde un ejercicio de diálogo entre jóvenes, adultos mayores, indígenas y docentes.

• Reparación, en esta carpa se hizo un ejercicio para reconocer las situaciones reales y cuáles mecanismos judiciales y legales existen para reparar a las víctimas.

En el contexto de la celebración, los compañeros de la comunidad Muisca, que viven en Bogotá, hicieron un ritual para armonizar la apertura del “Proceso del 9 al 9”.

Este lanzamiento fue un espacio intergeneracional y étnico que permitió ampliar la reflexión y perspectiva hacia la reconciliación.