Entreculturas y SJR lanzan iniciativa “La educación abre al mundo”

Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas (20 de junio), Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR) han lanzado la iniciativa Education opens the World (“La educación abre al mundo”) y han pedido a las instituciones de las principales fronteras de flujos migratorios que frenen la construcción de muros, aumenten significativamente sus cifras de acogida de personas refugiadas y migrantes, aborden las causas que originan el éxodo, fomenten en nuestra sociedad una educación para la ciudadanía global e inviertan y garanticen el derecho a la educación de las personas refugiadas.


Entreculturas y el SJR consideran que, en un contexto de migraciones forzosas y sociedades que levantan muros físicos y mentales, la educación es fundamental para un cambio cultural a favor de un mundo más abierto y más justo, ya que permite ampliar horizontes y superar desconfianzas y prejuicios. Asimismo, la educación para la ciudadanía global facilita la comprensión de las migraciones forzosas partiendo del análisis crítico de sus causas, favoreciendo la empatía, la convivencia intercultural y el compromiso ciudadano.

Por otro lado, plantean que es necesario garantizar el acceso a una educación gratuita, obligatoria y de calidad para las personas refugiadas y desplazadas. La escuela es uno de los pilares fundamentales de la intervención humanitaria. Estar en la escuela puede mantener a los niños a salvo, protegidos de riesgos como la violencia de género, el reclutamiento en grupos armados, el trabajo infantil y el matrimonio precoz.

En situaciones de desplazamiento forzoso, sólo el 50% de los niños y niñas tienen acceso a la educación primaria, únicamente un 25% recibe educación secundaria y sólo unos pocos tienen acceso a la educación preescolar o superior. Por esta razón, la educación en situaciones de crisis y desplazamiento es fundamental, es portadora de esperanza, de oportunidades de futuro y permite abordar la transformación de conflictos, la reconciliación y la promoción de la paz.

Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados apelan a la responsabilidad ética y política de EEUU, Unión Europea y Australia y les piden que actúen ya para:

Frenar la construcción de muros y obstáculos, físicos y jurídicos, contra las personas refugiadas, que generan el incumplimiento masivo de derechos humanos.
Reforzar la hospitalidad, concretándola en la acogida de un amplio número de personas refugiadas.
• Unir fuerzas junto al resto de la comunidad internacional para abordar las causas globales y estructurales que originan el éxodo forzado de hombres, mujeres, niños y niñas e impulsar la Agenda 2030 de Naciones Unidas.
• Fomentar en la sociedad la educación para la ciudadanía global, facilitando la comprensión de las migraciones desde sus causas, la empatía y apertura de las sociedades de acogida, previniendo el racismo y la xenofobia y fomentando la convivencia intercultural.
• Invertir y garantizar el derecho a la educación gratuita, obligatoria y de calidad para los niños, niñas y jóvenes refugiados. La educación es la mejor estrategia para su progreso e integración social.

Fuente: www.entreculturas.org