Reunión anual de la RJM Sur abordó desafíos para encarar el flujo migratorio de venezolanos

En la ciudad de Arica (Chile) entre los días 15 y 16 de junio, se llevó adelante la reunión anual de la Región Sur de la Red Jesuita con Migrantes (RJM Sur).


El encuentro congregó a representantes de las oficinas del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) de Bolivia, Perú, Chile y Brasil; al coordinador de la RJM a nivel Latinoamérica, Mauricio García, S.J., y a investigadores de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (Perú), y de la Universidad Alberto Hurtado (Chile).

Este año, después de un breve receso, se contó con representante de la Red Jesuita con Migrantes y Refugiados – Jesuitas del Paraguay y, por una coincidencia providencial, con el director del SJM Haití. La reunión fue presidida por el Coordinador de la RJM Sur, Miguel Yaksic SJ, quien a su vez es director del SJM Chile.

Una actualización sobre los flujos migratorios atendidos y el trabajo de cada oficina marcaron la primera parte de la reunión, y desde aquella información se plantearon los desafíos que la Red debería afrontar de forma coordinada.

Cabe resaltar que el acompañamiento al creciente movimiento migratorio venezolano fue el desafío más importante, mismo que ameritó un contacto, fuera de programa, con el responsable del Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela.

De allí que muchos de los acuerdos finales, parte final de la reunión, estuvieron muy marcados por actividades conjuntas de investigación sobre el flujo de venezolanos e incidencia para la ratificación e implementación de los acuerdos migratorios del Mercosur para disminuir la vulnerabilidad de estos migrantes.

Otros acuerdos importantes fueron el respaldo efectivo a la segunda etapa de la Campaña de la Hospitalidad, la identificación mucho más local de la procedencia de los migrantes haitianos de cara a mejorar las acciones de prevención y, por otro lado, un seguimiento más cercano y efectivo a las fronteras y controles fronterizos en las fronteras de Chile-Bolivia y Chile-Perú, como insumo para incidencia política ante el gobierno chileno contra los crecientes rechazos arbitrarios de migrantes en las fronteras chilenas.

Esta reunión anual es siempre una oportunidad para aprovechar el carácter de Cuerpo que tiene la Compañía de Jesús a través de sus obras apostólicas para poder brindar un mejor acompañamiento a estos hermanos migrantes que en su calidad de extranjeros ven no pocas veces vulnerados sus derechos más fundamentales.