El P. Arturo Sosa, S.J., participó en conferencia entre budistas y cristianos que trabajan por la paz

El P. General Arturo Sosa, S.J., se encuentra de visita en la Conferencia Jesuita Asía Pacífico (JCAP) desde el 11 hasta el 22 de julio, con una primera parada en Indonesia -lugar que cuenta con la mayor cantidad de población musulmana en el mundo- y la otra en Camboya.


Luego de reunirse con algunos de los 300 jesuitas de la Provincia de Indonesia, el P. Sosa aprendió sobre el contexto y el desafío que enfrenta esta región entre los que se encuentran: la pobreza, el radicalismo y la degradación del medio ambiente. En relación a ello él animó a los presentes a tomar coraje y redoblar los esfuerzos en colaboración: “no teman ante lo que parezca imposible porque Dios nos guiará en la dirección para lograrlo”.

En su homilía el P. General destacó la diversidad de los 12 hombres que Jesús escogió para compartir su Misión, relacionándolo con la Compañía. “Nosotros somos tan diversos… Somos cristianos y algunos provenimos de otras tradiciones de fe. Pero estamos unimos por nuestro compromiso con la Misión de Cristo”. Sin embargo, la diversidad también es un desafío, expresó. Porque muchas personas se asustan o temen de aquellos que son diferentes a ellos y este temor es el que construye muros, paredes y en ocasiones resulta en violencia.

En Camboya, participó en una conferencia entre budistas y cristianos que trabajan por la paz y la reconciliación. Visitó un templo budista por primera vez en su vida, reuniéndose con más de 80 monjes en formación.

A continuación parte del discurso del P. Sosa en una conferencia entre budistas y cristianos que trabajan por la paz y la reconciliación.

Muchas gracias por su tiempo y la sabiduría que comparto hoy.

He aprendido muchas cosas de ti, y me has dado muchas cosas sobre las que pensar y orar. Es profundamente consolador ver cómo estamos unidos en nuestro deseo de promover la paz y la reconciliación en nuestro mundo. También es consolador ver cómo compartimos la creencia de que el camino hacia la paz comienza desde adentro, desde la transformación profunda de la persona interior, desde el crecimiento en el desapego y en la bondad amorosa.

Estoy agradecido por lo que mis hermanos jesuitas hacen para promover el diálogo con el budismo aquí en Camboya, ya sea a nivel de intercambio académico, de oración juntos o en el nivel de vida compartida y acción común al servicio de los pobres. Gracias por el testimonio significativo e inspirador de cómo vives nuestra misión jesuita de reconciliación.

Entre las muchas cosas que he aprendido del Papa Francisco, uno es su insistencia en la importancia de crear una cultura del encuentro. Él usa esta frase todo el tiempo. Él cree que en nuestro mundo dividido, donde algunos quieren construir muros, lo que debemos hacer es promover el encuentro, sin temor y con respeto, personas que se encuentran con personas, escuchando profundamente y respetuosamente el uno al otro, construyendo relaciones y amistades.

Gracias por este evento de encuentro esta tarde, que me ha enriquecido, y que espero que dé frutos en el servicio.

Para ver más fotografías haga clic aquí.