“Ser jesuita es estar en continuo discernimiento de lo que nos quiere decir Dios en esta historia, desde la perspectiva de Jesús: desprendido de intereses de riqueza, poder y prestigio”

 

 

Video relacionado

Del 9 al 9: Jóvenes llenos de esperanza

Video relacionado

Del 9 al 9: La juventud tiene la mirada puesta en la vida

Video relacionado

Del 9 al 9: jóvenes por la paz y la reconciliación

Video relacionado

Del 9 al 9: Jóvenes comprometidos con la paz

 

"Del 9 al 9" entra en su etapa final

  •    Septiembre 08 de 2017
  •    María Alejandra Rojas Matabajoy
  •    Curia Provincial

Estamos llegando a la última parte del proceso de formación y participación de jóvenes, como protagonistas y constructores de paz y reconciliación, presentado por la Compañía de Jesús.


Bajo el lema ´Quiéreme bien, herédame la paz´, "Del 9 al 9" que inicia cada año el 9 de abril -Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad de Víctimas- y finaliza el 9 de septiembre -Día Nacional de los Derechos Humanos y fiesta de San Pedro Claver-, busca hacerle un llamado a la juventud para que se genere una estructura en la que se reconstruyan relaciones por medio del diálogo, los aportes colectivos y la comprensión a los demás, promoviendo una cultura de paz.

La propuesta que se viene realizando desde el año 2015, se fundamenta en el enfoque educativo del Paradigma Pedagógico Ignaciano y se desarrolla en 5 fases: 2 acciones simbólicas y 3 momentos formativos, las cuales han convocado, involucrado y movilizado a muchos jóvenes en todo el país.

En estos tiempos de postconflicto, el país se enfrenta a dos polaridades: por un lado tiene puesta la mirada en la vida, en un presente transformador y en un futuro que destella esperanza, y muchos se han puesto al servicio de los demás y de la nación. Por otro lado, permanecen en las mentes de los colombianos las imágenes de la guerra, de las poblaciones golpeadas por la violencia, de las víctimas y los victimarios, los excluidos y discriminados; recuerdos que generan miedo y rabia y han causado heridas que aún se tienen que sanar. Esta es una de las razones por la que la Compañía de Jesús ha asumido completamente una misión de paz, reconciliación y justicia.

El concepto de reconciliación que se trabaja desde la Compañía se define como un restablecimiento de las relaciones justas, con un tratamiento de las emociones que le apuntan a una construcción de paz. En el proceso "Del 9 al 9", el tratamiento de este tema se dividió en tres momentos: la reconciliación conmigo, escenario en el que los participantes se reconocen y se reconcilian con sí mismos, restablecen relaciones de paz y cuidado consigo para que puedan hacer un ejercicio colectivo mayor. La reconciliación con los otros, momento en el que los participantes reconocen y restablecen relaciones con sus contextos más próximos: familia, amigos, parejas sentimentales, colegio, trabajo, barrio y no-humanos (a propósito de la casa común). Y la reconciliación colectiva y con la sociedad, escenario en el que se propone que los participantes se salgan de sí, logren pensarse colectivamente y generen compromisos que tienen que ver con todo un país o una sociedad, que le está apostando a la reconciliación y la construcción de paz, incluso con personas que quizá no conozcan y que se encuentren geográfica o socialmente distantes.

El equipo articulador, conformado por profesionales vinculados a diferentes obras de la Compañía: Comunicaciones Jesuitas Colombia, Pastoral Juvenil, (Red Juvenil Ignaciana, Casa Ignaciana de la juventud y Movimiento Juvenil Huellas) y el Servicio Jesuita a Refugiados, SJR Colombia, ha podido acompañar a los jóvenes en sus propios ámbitos y caminos de reconciliación que comprenden distintas realidades pero tienen en común el compromiso que han asumido con la paz, que parte de hacer ejercicios de memoria, identidad y no repetición, de reconocerse a sí mismos y reconocer a los otros y convertirse en actores de paz en su familia, su comunidad y posteriormente en su país.

Este año cabe destacar la participación de los voluntarios que se han formado para ejecutar los talleres, estudiantes universitarios que han estado involucrados en diferentes procesos de la Compañía y muchos de ellos pertenecientes al Movimiento Juvenil Huellas, que buscan un espacio para compartir y aplicar sus habilidades como líderes con conciencia ciudadana.

Otro aspecto que hay que recalcar es la expansión del proceso y su metodología a otros sectores de Bogotá (con los colegios de Fe y Alegría) y otras ciudades del país. "Del 9 al 9" busca descentralizarse y hacer una apuesta a nivel nacional para que participen comunidades, parroquias, colegios, organizaciones y grupos. Asimismo, busca acercarse a sus propias percepciones y contextos de transformación social.

El tercer punto es la Acción simbólica final que se realizará el próximo 15 de septiembre en el Colegio Santa Luisa, encuentro en el que los estudiantes de todos los colegios que han hecho parte del proceso, compartirán acciones concretas de reconciliación aplicadas a la vida cotidiana desde su contexto escolar.

"Del 9 al 9", ´Quiéreme bien, herédame la paz´ seguirá trabajando para empoderar a los jóvenes frente a las realidades del país, para que se piensen en conjunto y sigan generando compromisos con sí mismos, con su comunidad y con la sociedad.

Queremos invitar a todos los Jesuitas, colaboradores apostólicos, organizaciones, colectivos juveniles, obras de la Compañía y demás interesados, a ser parte del cierre de este proceso compartiendo sus reflexiones, propuestas, compromisos y acciones que ayuden a impulsar a las nuevas generaciones a tomar y abrazar la vida que está en el ahora y en el futuro y así seguir trabajando en esta misión de reconciliación y justicia que nos llama a todos.