Los participantes regresaron un poco cansados por el caminar bajo el sol, pero volvieron inspirados y desafiados a colaborar en la construcción de un mundo más humano y justo, un mundo donde la paz y la reconciliación se hagan realidad.

 

 

 

Contemplando el mundo con los ojos de Dios – Día de peregrinación

Venir a Rio de Janeiro fue una decisión producto del discernimiento, porque se trata de una ciudad que refleja la complejidad de las regiones y del mundo en que vivimos y trabajamos. El día miércoles hubo un cambio en la estructura principal del Congreso. Al terminar la eucaristía de envío, presidida por el P. Hugo Alexis Moreno, S.J., presidente de FLACSI, los participantes partieron del sitio del Congreso a vivir un día de experiencia espiritual, de peregrinación, con la invitación a contemplar nuestro mundo con los ojos de Dios.


Mientras nuestros participantes recorrían Rio, fueron animados a reflexionar sobre el mundo entero en su complejidad y diversidad. Los delegados de educación se dividieron en cinco grupos, acompañados por estudiantes jesuitas y colaboradores para facilitar la experiencia de la peregrinación. Visitaron tres lugares del sur de esta ciudad de 6.3 millones de personas.

Durante la peregrinación visitamos la comunidad de Santa Marta, propiedad en el pasado del Colegio Santo Inácio, y ubicada a espaldas del mismo. A inicios del siglo XX comenzó su ocupación, primero, por las familias de los trabajadores de la ampliación de la iglesia y, luego, por familias provenientes de todo el país y posteriormente se convirtió en una de las 730 denominadas favelas de la ciudad. Es una comunidad que presenta altos niveles de vulnerabilidad social, y cuenta con una escuela que recibe cerca de 200 niños de hasta seis años de edad. Los participantes hicieron un recorrido por la escuela, y tuvieron una visión de Santa Marta en su totalidad. Este fue el primer sitio de peregrinación.

El segundo lugar de la peregrinación fue el muy conocido cerro del Corcovado, el Cristo Redentor. Es una de las atracciones turísticas más visitadas en Rio de Janeiro, desde donde se puede tener una vista completa de la ciudad. De un lado, se puede observar la Bahía de Guanabara con sus islas y sus alrededores. Por el otro, es posible contemplar la ciudad entre los cerros y el mar: las personas, las construcciones, las calles, los buses, la vida agitada de una ciudad que no se detiene. El turismo juega un rol bastante importante, siendo una de las grandes fuentes de ingresos para la ciudad. Es un lugar impresionante para la mirada del visitante. Un lugar para contemplar la ciudad de Río con sus contrastes, un lugar que manifiesta las desigualdades de las ciudades en que vivimos. ¿Señor qué quieres que haga?

Los participantes regresaron un poco cansados por el caminar bajo el sol, pero volvieron inspirados y desafiados a colaborar en la construcción de un mundo más humano y justo, un mundo donde la paz y la reconciliación se hagan realidad. E internamente resuena en nosotros la pregunta de Ignacio de Loyola: ¿Qué he hecho por Cristo, qué hago por Cristo, qué debo hacer por Cristo?