Centros Ignacianos de Espiritualidad (CLACIES)

Desde el jueves 19 de octubre del 2017 se lleva a cabo la XV Asamblea de la Confederación Latinoamericana de Centros Ignacianos de Espiritualidad (CLACIES) en la ciudad de Panamá (PA), específicamente en la “Casa de Retiros Emaús”, Chilibre.


Entre los puntos que tratarán durante los próximos seis días se destacan: el Diálogo sobre el trabajo de los delegados de espiritualidad en las Provincias; incidencia de los centros a este sector provincial; logros y dificultades en la misión del delegado.

El P. Hermann Rodríguez, S.J., delegado para la Misión de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y El Caribe (CPAL) tendrá este viernes una presentación enfocada en presentar la nueva estructura de la CPAL y hará un recorrido recordando los últimos 10 años de la CLACIES. Por su parte, el P. Carlos Canillas, S.J., quien fuera hasta el mes pasado coordinador de Espiritualidad de la CPAL, tendrá una conferencia sobre cómo ha sido la contribución de la Confederación Latinoamericana de Centros Ignacianos de Espiritualidad al Proyecto Apostólico Común (PAC) de la CPAL.

A su vez, en dicho encuentro tocarán temas relacionados a lo que se discutió con el Padre General, Arturo Sosa, S.J., sobre el CLACIES en el encuentro de Impactando, realizado el pasado mes de marzo en la ciudad de Lima (PE); esta es una participación que estará a cargo de los padres Rolando Alvarado, S.J., provincial de Centroamérica; Gustavo Albarrán, S.J., delegado de Espiritualidad de Venezuela; y Carlos Canillas, S.J.

A continuación presentamos algunos de los objetivos de esta Confederación:

• Favorecer una mayor integración de sus miembros entre sí y con otras organizaciones e instituciones afines de la Compañía, a nivel interprovincial, para contribuir a la realización del ideal de una sociedad más justa, solidaria y fraterna, inspiradas por el carisma, Ignaciano y el amor preferencial a los pobres.

• Preparar, organizar y realizar la Asamblea General y posteriormente evaluar y difundir sus resultados.

• Acompañar a los diversos centros a través de una comunicación en clave de discernimiento espiritual que se hará en cada Asamblea, para animar su servicio.

• Impulsar el estudio de la espiritualidad ignaciana, preferiblemente en relación al contexto de la realidad de América Latina y sus problemáticas.

• Compartir investigaciones, experiencias, actividades e incluso recursos materiales y humanos de los diversos centros.

• Facilitar y motivar el canje amplio y generoso de nuestras revistas y publicaciones y avanzar hacia una articulación que mejore su calidad.