El P. Arturo Sosa, S.J. se encuentra con jesuitas y cardenal en Río de Janeiro

El Superior General de la Compañía de Jesús, P. Arturo Sosa, S.J., llegó a Brasil, el pasado lunes, para participar en el Congreso Internacional de Delegados de Educación de la Compañía de Jesús "JESEDU-Rio2017".


Entre sus actividades programadas en la ciudad de Río de Janeiro (RJ) visitó el Colegio San Ignacio, una de las 17 instituciones que componen la Red Jesuita de Educación (RJE) en el país.

La visita fue acompañada por el P. Luís Antônio Monnerat,S.J., rector y director general del Santo Ignacio; Jorge Dau, director administrativo; P. João Renato Eidt, S.J., superior provincial de los Jesuitas de Brasil; P. Mieczyslaw Smyda, S.J., superior de la Plataforma Apostólica Este y el P. Cláudio Paul, S.J., asistente regional de América Latina Meridional de la Compañía de Jesús. Además, el P. Arturo Sosa, S.J., se reunió con la dirección y las coordinaciones académicas del Colegio.

Por la tarde, el Superior de la Compañía de Jesús hizo una visita de cortesía al Cardenal Dom Orani Temtesta, Arzobispo de Río de Janeiro. Los sacerdotes de reuniones John Renato Eidt, Mieczyslaw Smyda y Cláudio Paul, además de Dionel Amaral cura.

En la noche, el P. General se reunió con parte de los jesuitas de la Plataforma Apostólica Este de la Provincia de Brasil. En el caso de los jesuitas de Río de Janeiro (Residencias Santo Ignacio y Padre Leonel Franca), de Juiz de Fora (Residencia de los Jesuitas) y de Anchieta (el P. Bruno Franguelli). Padre Arturo Sosa, S.J., hizo una presentación de los puntos centrales de la 36ª Congregación General (36ª CG), que resalta la importancia de la vida comunitaria, de que los jesuitas deben ser compañeros en una misión de reconciliación y justicia, es decir, mensajeros de la esperanza. "Servir a Cristo es servir a su ministerio de reconciliación y justicia ... es un mensaje de esperanza, en este mundo herido ...", dijo el Superior de la Compañía de Jesús en su discurso inicial. Él también respondió algunas preguntas de los jesuitas, que lo cuestionaron sobre la estructura de la Compañía.

Después del encuentro con los jesuitas, el P. General presidió la Eucaristía, concelebrada por los padres João Renato, S.J. y Mieczyslaw Smyda, S.J. A continuación, todos se dirigieron a la residencia San Ignacio, donde tuvo lugar una cena de confraternización.