Video relacionado

Reconciliación con Dios, la creación y la humanidad: un Examen Ecológico

El examen responde a la llamada del Papa Francisco en Laudato Si´ para cuidar de la creación, y para promover la reconciliación de nuestra relación con Dios, la creación, y de unos con otros tal y como lo expresa la Congregación General 36 de la Compañía de Jesús. Se nos pide reflexionar sobre nuestra relación personal con la creación, reconocer y enmendar nuestros comportamientos, y promover la justicia ecológica siendo solidarios con los más afectados por los daños al medio ambiente.

 

Reconciliación con Dios, la creación y la humanidad: un Examen Ecológico

La Conferencia Jesuita de Canadá y los EE.UU. elaboró un nuevo examen ecológico “La reconciliación con Dios, la creación, y la Humanidad”, conjuntamente con la Red de Solidaridad Ignaciana; se trata de una herramienta de reflexión para ayudar a las personas e instituciones a participar más profundamente en el cuidado de la creación y la promoción de la justicia ecológica.


El examen responde a la llamada del Papa Francisco en Laudato Si´ para cuidar de la creación, y para promover la reconciliación de nuestra relación con Dios, la creación, y de unos con otros tal y como lo expresa la Congregación General 36 de la Compañía de Jesús. Se nos pide reflexionar sobre nuestra relación personal con la creación, reconocer y enmendar nuestros comportamientos, y promover la justicia ecológica siendo solidarios con los más afectados por los daños al medio ambiente.

Las cinco secciones del examen -gratitud, reconocimiento, comprensión, la conversión y la reconciliación- y la oración final aparecen en un breve resumen de una página:

1. Le doy gracias a Dios por la maravilla de la creación. ¿Dónde sentí hoy la presencia de Dios en la creación?

2. Pido la gracia de ver la creación como lo hace Dios, en todo su esplendor y sufrimiento. ¿Veo la belleza de la creación y escucho los gritos de la tierra y los pobres?

3. Pido la gracia de mirar con atención para ver cómo las opciones de mi vida impactan en la creación, y en los pobres y vulnerables. ¿Qué desafíos o alegrías experimento cuando considero mi cuidado por la creación? ¿Cómo puedo alejarme de una cultura de “usar y tirar” y en cambio ser solidarios con la creación y los pobres?

4. Pido la gracia de la conversión hacia la justicia ecológica y la reconciliación. ¿Dónde me he quedado corto en el cuidado de la creación y mis hermanos y hermanas? ¿Cómo busco una conversión del corazón?

5. Pido la gracia de la reconciliación de mi relación con Dios, la creación y la humanidad, y para ser solidario a través de mis acciones. ¿Cómo puedo reparar mi relación con la creación y tomar decisiones consistentes con mi deseo de reconciliación con la creación?

6. Ofrezco una oración final por la tierra y los vulnerables en nuestra sociedad.
El P. Timothy Kesicki, S.J., Presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y los EE.UU., ofrece una para el examen ecológico y comparte que “la belleza del examen es que se necesita la repetición. Nuestra relación con Dios lleva tiempo, y en esa relación, estamos llamados a la conversión.”

Este Examen Ecológico es una herramienta para la oración, la reflexión y la acción tanto individualmente como en nuestro hogar, parroquia, escuela, universidad o comunidad, profundizando así nuestra llamada a cuidar de la creación y de los más vulnerables. Los interesados están invitados a unirse a la familia ignaciana en la búsqueda de una conversión del corazón para abrazar la justicia ecológica y la llamada del Papa Francisco para cuidar de nuestra casa común.