Video relacionado

Ricardo Delgado Martínez, S.J.

Para este jesuita barranqueño de 35 años, ordenarse como diácono significa volver a decir sí a la confianza que el Señor ha depositado en él, y con ese sí, decirle a la Iglesia que vale la pena seguir a ese Jesús que se hizo servidor entre nosotros.

 

Ricardo Delgado Martínez, S.J., se ordenó diácono en Santiago de Chile

En ceremonia presidida por monseñor Galo Fernández, obispo auxiliar de Santiago, fue ordenado diácono Ricardo Delgado Martínez, S.J., el día de ayer, en la Parroquia Jesús Obrero de la ciudad de Santiago de Chile.


Para este jesuita barranqueño de 35 años, ordenarse como diácono significa volver a decir sí a la confianza que el Señor ha depositado en él, y con ese sí, decirle a la Iglesia que vale la pena seguir a ese Jesús que se hizo servidor entre nosotros.

Se define como una persona soñadora. Le encanta compartir con amigos, y caminar por parques y senderos. Y al preguntarle por las cosas que no le son gratas, asegura: “Me disgusta la hipocresía y la violencia.”

Antes de ingresar a la Compañía, Ricardo se tituló de ingeniero en Sistemas e informática, y en la Compañía ha realizado estudios de Filosofía y Teología. Actualmente, colabora en la pastoral juvenil de la parroquia San Ignacio, Padre Hurtado, en Santiago de Chile.

Su vocación sacerdotal nació en la encrucijada entre un contexto social violento y una comunidad de fe con una religiosidad popular muy fuerte. Desde ese contexto, “sediento de paz y reconciliación, se fue forjando lentamente un llamado a descubrir en la fragilidad del bien la grandeza del amor”, explicó el nuevo diácono.