“Doy gracias a Dios por haberme llamado a seguirlo”, Pedro Nel Ortiz Lozano, S.J.

Al cumplir 50 años de vida consagrada al sacerdocio, Pedro Nel Ortiz Lozano, S.J. agradece a Dios por guiarlo y acompañarlo en su misión de anunciar la Palabra y sembrar la semilla de la fe.


“Infinita gratitud con Dios por haberme llamado a seguirlo en la Compañía de Jesús y con la Compañía por haberme acogido, ayudado en mi formación y en el trabajo apostólico”, expresó el P. Ortiz.

Al hablar de su vocación, comenta que fue en la Apostólica, algo así como el seminario menor de los jesuitas, donde tomó la decisión de querer dedicar su vida a Jesús de Nazaret y a servir a los menos favorecidos.

“Yo estaba en 5º de primaria en el Colegio San Pedro Claver, de Bucaramanga y el P. Jaime Martínez, S.J., rector de la Apostólica, todos los años visitaba los colegios para ver quién quería ir. Le mandaba razones conmigo a mamá, yo se las daba y le explicaba a ella que no tenía vocación. Finalmente, terminé en la Apostólica, aquí estoy y aquí me quedó”, dijo sonriendo el P. Ortiz.

Este jesuita santandereano, ingresó a la Compañía en 1953 y se ordenó sacerdote en 1967. Es Licenciado en Filosofía y Letras, y Teología de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá. Asimismo, es Licenciado en Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Dentro de los distintos encargos apostólicos, ha sido: Vicario parroquial en las parroquias Pio X, Cúcuta; San Pablo Apóstol, San Pablo, Bolívar; Sagrado Corazón, Barrancabermeja; Tierra Alta, Córdoba. Párroco en las parroquias Puerto Wilches, Santander; Tierra Alta, Córdoba y Sagrado Corazón de Jesús, Bucaramanga. Del mismo modo, colaboró en la pastoral del IMCA y fue coordinador de las misiones apostólicas en los tiempos fuertes en la Macarena. Actualmente, es Vicario parroquial en el Sagrado Corazón de Jesús en Bucaramanga.