El lanzamiento del nuevo sello de paz se hizo en la Universidad Javeriana de Bogotá, donde se realizó un conversatorio entre el P. Francisco de Roux, S.J., presidente de la Comisión de la Verdad, y Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa.

 

 

 

Nace una nueva norma técnica para el sector empresarial: un sello de construcción de paz

El Icontec, la Universidad Javeriana y la Fundación PazPaís lanzaron el Sistema de Gestión de Cultura de Paz Organizacional, una apuesta para que las empresas contribuyan a la reconciliación de Colombia.


Una nueva norma técnica nació el 28 de febrero en el país. Se trata de un sello de calidad para aquellas empresas u organizaciones que incluyan dentro de sus prácticas la promoción de la cultura de paz. La iniciativa es una respuesta al momento histórico que vive el país tras la firma del Acuerdo de Paz, y ha sido gestada por Icontec Internacional, la Fundación PazPa?ís y las vicerrectoría de extensión y relaciones internacionales de la Universidad Javeriana, y pretende ser un canalizador de los aportes de la empresa privada a la reconciliación de Colombia, tras más de medio siglo de conflicto armado.

El lanzamiento del nuevo sello de paz se hizo en la Universidad Javeriana de Bogotá, donde se realizó un conversatorio entre el P. Francisco de Roux, S.J., presidente de la Comisión de la Verdad, y Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa. “No es una norma sólo para que la empresa privada contribuya a la implementación del Acuerdo de Paz, sino para ir más allá: para promover la reconciliación, para construir una cultura de respeto, de resolución pacífica de conflictos”, asegura Roberto Enrique Montoya, director de Icontec Internacional.

Montoya fue enfático en que se trata de un sello de calidad al que las empresas puedan acceder de forma voluntaria y que son los incentivos comerciales y sociales los que deben despertar el interés de los empresarios. Asimismo, explicó que es una norma técnica innovadora en el mundo, pues es el primer sello internacional de cultura de paz. La certificación de las empresas se realizará en tres niveles: un primer sello de intención, uno de capacitación y finalmente el certificado, para aquellas que finalicen el proceso de certificación.

En términos generales, la norma técnica de empresas para la gestión de cultura de paz organizacional es una invitación para que las empresas incluyan en su gestión estratégica corporativa tres áreas pilares de sus prácticas organizacionales: la humanización de las relaciones y los espacios laborales, el respeto por los derechos humanos en todas sus prácticas y la construcción de espacios de resolución de conflictos dentro de la empresa. En síntesis, estos tres pilares buscan promover relaciones de respeto entre empleados y la promoción de espacios de trabajo humanos, de tolerancia y bienestar en una empresa.

“Nuestra organización tiene, como uno de sus objetivos estratégicos, ser instrumento de transformación cultural en las empresas, por eso trabajamos en el desarrollo de herramientas que posibiliten la gestión integral de calidad en las mismas. Esto implica alcanzar el desarrollo económico, socio-ambiental y ético equilibrado en las organizaciones y en la sociedad misma. La Norma Técnica y la certificación del Sistema de Gestión de Cultura de Paz Organizacional son hoy, para nosotros, una gran apuesta. Estamos convencidos de su impacto real en la generación de caminos de reconciliación y armonía, y en su potencial para generar confianza en nuestra sociedad”, agregó Montoya.

Por su parte, Sandra Castilla, presidenta de la Fundación PazPa?ís, explicó que esta iniciativa es un aporte a la construcción de la reconciliación en Colombia, que va mucho más allá del respaldo a la política de paz de un gobierno o la mesa de diálogos con determinado grupo armado, es una apuesta por aportar un grano de arena a la construcción de un país más tolerante y respetuoso, donde las diferencias se tramiten pacíficamente. Pues a juicio de Castilla, las empresas son pequeñas representaciones de un país, de su cultura y su gente, y son espacios que permiten la transformación de las relaciones sociales.

“Contar con un sello es un incentivo para que las organizaciones inviertan en la mejor herramienta que puede transformar al país para lograr una verdadera paz: las personas”, detalló, no sin antes resaltar que la fuerza laboral de Colombia está conformada por cerca de 17 millones de personas vinculadas a empresas. “La apuesta es transformar a los individuos desde las organizaciones y desde ahí impactar a los demás colectivos. La paz sólo la lograremos si podemos construir una visión colectiva que propicie acciones cotidianas de convivencia pacífica. Debemos ser capaces de vivir desde la paz”, concluyó.