¡The world is our house!

Con este título se llevó a cabo en la ciudad de Boston el “Coloquio de Educación Jesuita”. Participaron cerca de 350 directivos de Colegios Jesuitas de África, India, el Pacífico Sur (Filipinas, Japón, Hong Kong, Macao), Europa y América (Julio 29 – Agosto 2).


El evento fue organizado por el Boston High School e ICAJE (Comisión internacional de Educación, compuesto por representantes de las seis conferencias de provinciales de la SJ, entre ellos el P. Alex Pizarro S.J. de la CPAL, y dirigida por el Secretario del P. General, P. José Alberto Mesa, S.J.). También participaron representantes de las redes Fe y Alegría, Cristo Rey y Nativity de USA, y SJR.

Las presentaciones se centraron en dos grandes temas: misión e identidad /globalización; -redes y tecnología). El primero profundizó en la misión e identidad de nuestra educación escolar, renovando los sentidos que inspiran a los centros escolares de la Compañía. Para esta etapa se contó con la participación del P. General (en una transmisión en video conferencia), los Consejeros generales PP. Lombardi y Huang, el Secretario de educación escolar, P. Mesa, y los Secretarios apostólicos de la Curia (P. Álvarez, social, P. D’Silva, colaboración, P. Blaszczack, servicio de la Fe, y P. Garanzini en educación universitaria). Aportaron sus reflexiones en estos temas el provincial de África del Este, P. Orobator y Ch. Lowney (“Leadership: bornfromthejesuittradition”). El segundo tema aterrizó en tres exposiciones: “Un aula tan grande como el mundo” de Vivien Stewart (de Asia Society), “La red jesuita y la tecnología” (Dani Villanueva sj de Entreculturas - Madrid) y una visión más comunitaria de las redes (M. Connell sj director del colegio Claver de Tanzania), sensibilizándonos al desafío de educar en un mundo más conectado y de implicancias cada vez más universales.

El P. Orobator guió una reflexión desde la experiencia africana, relevó un conjunto de aspectos centrales de nuestra identidad: el fortalecimiento del sentido de comunidad, la integración y cuidado personal (que no se excluya ni se deje atrás a ningún estudiante) y el sentido de nuestra labor como formadores y pastores. El P. Huang desde la Curia y su experiencia en Asia Pacífico entregó ciertos elementos de lo reflexionado en la Congregación de Procuradores en Nairobi en torno a diez puntos: la educación como instrumento apostólico-pastoral, el servicio de la fe en su transmisión y profundización, la vivencia de la Iglesia y nuestra eclesialidad, la colaboración en la misión, animados por una comunidad apostólica, la labor de la comunidad jesuita en el acompañamiento y testimonio, opción por los pobres y la transformación de las estructuras, la dimensión universal, la creatividad del Reino para innovar y buscar, y el discernimiento sobre el futuro de nuestras instituciones.

El P. Lombardi se refirió a la educación jesuita en el camino de la misión –CG XXXIV- de fe-justicia-cultura y diálogo religioso y su versión CG XXXV con el énfasis en la clave de la reconciliación con Dios, con los demás y con la creación. Especialmente puso énfasis en la nueva evangelización, en una suerte de emergencia educacional que hace cada vez más relevante este ministerio en medio del escepticismo, relativismo y el desvanecimiento de los valores fundamentales, y el desafío del diálogo y el ensamblaje fe y razón. Todo esto lo resumió con el texto de Arrupe “hombres y mujeres para los demás” orientado al servicio, a una educación integral y balanceada, orientada a la salvación, y a un humanismo que nos ayude a valorar la belleza y el conocimiento. Por último dedicó un tiempo a las nuevas tecnologías y los desafíos que nos presentan para potenciar la comunicación, con el imperativo de la profundidad y la capacidad de silencio y contemplación tan propias de la dinámica de los Ejercicios Espirituales.

En las diversas presentaciones y discusiones, se resaltó la necesidad de fortalecer el trabajo en redes (locales e internacionales) y mantener como uno de los rasgos distintivos de nuestra pedagogía la formación integral de nuestros estudiantes para que sean personas comprometidas con su fe y capaces de aporta en la construcción de una sociedad más justa.

En los Talleres se presentaron más de treinta experiencias del funcionamiento de las diversas redes existentes, y también de temas como los intercambios estudiantiles, la pedagogía ignaciana, formación de profesores, tecnología, formación en justicia, clases de religión, la Unión Mundial de exalumnos, la vida del P. Arrupe como inspiración en la formación, el bachillerato internacional. Desde nuestra red regional se compartieron las experiencias de “Ignacianos por Haití” y el proceso de construcción del Sistema de Calidad en la Gestión Escolar.