El INCODER y el IGAC, coordinan comisión Inspección ocular en el caso Las Pavas

Habla de las personsa que asistieron y relata el procedimiento adelantado durante la visita.


Desde el pasado 13 de junio, funcionarios del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) y del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), están realizando una inspección ocular al predio la Hacienda de Las Pavas, jurisdicción del corregimiento de Buenos Aires, del municipio de El Peñón, Bolívar.

Este procedimiento se da con el fin de adelantar el proceso de clarificación de la propiedad. Asimismo, contribuirá para determinar la ubicación exacta de los predios, el tipo de uso, quienes son los ocupantes, clases de suelo y como dice el mismo nombre, observa lo que hay en terreno.

Para tal fin, la comisión se dividió en dos equipos, el primero para medir los predios, y el otro para verificar la existencia de los cultivos en los terrenos. Las comisiones recorrerán los 11 predios que componen la Hacienda Las Pavas como lo son: La bonanza, la esperanza, estrella de Belén, el terreno, el recreo, el delirio, las mercedes, bella vista, el roblar, el tesoro y el Trébol.

En ese sentido, como lo ha venido haciendo desde que comenzó el litigo por estas tierras, el Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio puso a disposición un equipo técnico y jurídico, como parte del acompañamiento y respaldo que se le viene brindando a esta comunidad víctima del conflicto armado que habita la región del Magdalena Medio.

Al procedimiento también se ha hecho presente la contraparte (Empresas Palmeras) a través de su abogado, quien llegó con un grupo personas, entre ellas el señor Mario Mármol, quien es identificado por gentes de la zona como presunto paramilitar. Asimismo, llama la atención que estas personas hayan llegado custodiados por la policía Nacional, cuando deberían estar brindándoles garantías de seguridad a los funcionarios del Incoder y del IGAC, quienes adelantan la inspección ocular.

Como se recordará este pleito ha dividido la opinión del país y se ha convertido en un litigio jurídico de grandes proporciones, teniendo en cuenta que los campesinos (123 familias) agrupados en la Asociación de Campesinos de Buenos Aires (ASOCAB), y que por décadas han trabajado esa tierra reclaman su propiedad; por su parte las empresas palmeras: Aportes San Isidro S. A., de propiedad de José Macías, y C. I. Tequendama S. A., del grupo industrial Daabón, reclaman su propiedad, ya que aseguran haberlas adquirido legalmente en el 2007.

Las comisiones del Incoder, el IGAC, el equipo de apoyo del PDPMM, los campesinos y las empresas palmeras, estarían por diez (10) días recorriendo los predios.

Tomado de: www.pdpmm.org.co/