Cincuenta años de encuentro con Dios en Cartagena

La Compañía de Jesús en Cartagena celebró, el sábado 2 de abril, los 50 años de la Casa de Ejercicios Espirituales Villa Claver, con la presencia de los padres de la comunidad y los movimientos apostólicos que frecuentan la casa.


La celebración inició con un conversatorio acerca de la historia de Villa Claver y la vida del padre Pedro Antonio Salazar S.J., quien fundó la casa para los Ejercicios Espirituales de los obreros cuando era director del Círculo de Obreros de San Pedro Claver. En el evento participaron Jaime de la Cruz, actual director de la organización; José Henrique Rizo, exalcalde de Cartagena; Soledad Cabarcas, quien conoció de cerca la labor del padre Salazar; y el padre Jorge Camacho S.J, director del Santuario.

La mañana continuó con una eucaristía, presidida por Jorge Enrique Jiménez Carvajal, arzobispo de la ciudad, y un brindis en el que se agradeció la labor de los colaboradores de la casa.

Una historia por contar

Hablar de Villa Claver es hablar de naturaleza, paz y encuentro con Dios. La casa comenzó con la donación del terreno que hace 50 años hicieron los actuales vecinos del lugar en el que se encuentra en el municipio de Turbaco. Al principio fue una finca como cualquier otra, pero el padre Salazar junto con el aporte de las Damas de la Caridad, dirigidas por la señora Ana María Vélez de Trujillo, embellecieron el lugar con el fin de ponerla al servicio de los demás como casa de retiros y convivencias.

Los primeros Ejercicios Espirituales realizados en la Casa se programaron para los obreros y a las alumnas del colegio La Milagrosa. Por otro lado se realizaron convivencias con las estudiantes que tenían el mejor promedio y comportamiento del Instituto Politécnico Apostolado de la Máquina (hoy Institución Educativa Ana María Vélez de Trujillo ubicado en el barrio Santa Rita).

Cincuenta años después, esta Casa de Ejercicios ha albergado diversos grupos y sigue siendo el escenario ideal para quienes desean un encuentro profundo consigo mismo, con Dios y con los demás. Para la Compañía de Jesús es un privilegio contar con esta casa, más aún ahora que en el proceso apostólico de la Región Caribe se ha definido como frontera la promoción de la espiritualidad ignaciana teniendo como sede a Villa Claver.

Para ver la galería haga clic aquí