Región Caribe

En el Caribe, la Espiritualidad Ignaciana, los Derechos humanos y la Educación son nuestro compromiso


En los tres departamentos caribeños Bolívar, Atlántico y Magdalena se evidencia aspectos comunes de crecimiento poblacional, desarrollo económico y turístico. A pesar de este crecimiento en los tres departamentos persiste la pobreza; la violencia delincuencial constituye un problema en los barrios más pobres por efecto de las pandillas juveniles, y también sigue imperando la corrupción, ligada además a fenómenos de narcotráfico y de trata de personas.

La inequidad económica y social muestra un contraste, cada vez más marcado entre las élites minoritarias y las clases pobres, con una marcada ausencia de clases medias. En Bolívar y Magdalena existe un desplazamiento forzado de personas en situación de pobreza, en su inmensa mayoría de la etnia afro-caribe. También el fenómeno de la corrupción política ha sido y sigue siendo un factor de atraso que ha impedido el desarrollo equitativo, social y económico de la región.

Las obras de la Compañía de Jesús con presencia en la región Caribe le apostamos a la Espiritualidad Ignaciana, a través de la formación de compañeros apostólicos, alumnos, exalumnos, familias, comunidades parroquiales y demás sectores de la población.

Así mismo, trabajamos por los Derechos humanos comprometiéndonos con la superación de la exclusión y la corrupción, defensa de los derechos humanos y de la naturaleza, la promoción de la convivencia pacífica entre distintas razas y culturas.

Finalmente, nuestro compromiso con la Educación nos lleva a mantenernos actualizados ante los retos que se presentan en un mundo cada vez más cambiante y nos compromete con una propuesta educativa que tenga presente los retos de la región y el país.