Históricamente el proceso de Regionalización en el Eje Cafetero ha reconocido la importancia de tres tipos de Fronteras en esta región: Educativa, Fe y Justicia y Cuidado del Medio Ambiente. El proceso de Reforestación Ciudadana asume los retos identificados en estas, sumándole el horizonte de disponernos para la construcción del Perdón, la Reconciliación y la Paz en Colombia.

 

Región Eje Cafetero

En el Eje Cafetero estamos comprometidos con la Reforestación Ciudadana


Históricamente el proceso de Regionalización en el Eje Cafetero ha reconocido la importancia de tres tipos de Fronteras en esta región: Educativa, Fe y Justicia y Cuidado del Medio Ambiente. El proceso de Reforestación Ciudadana asume los retos identificados en estas, sumándole el horizonte de disponernos para la construcción del Perdón, la Reconciliación y la Paz en Colombia.

La región Eje Cafetero continúa avanzando en la revisión de las Fronteras identificadas en este camino de Regionalización; nuestras propuestas de acción se basan en dos elementos: ser creativos desde la sencillez, centrándonos en retos que nos permitan avanzar para ganar profundidad en el proceso; y buscar la unión en el mismo espíritu para propiciar una incidencia que transforme los entornos donde estamos presentes.

La Reforestación Ciudadana se trata de provocar transformaciones con un contenido ético profundo para lograr entre todos, desde nuestras diferencias, aportar a la reconstrucción de la nación que queremos y que sólo será posible si estamos dispuestos a cambiar como personas, organizaciones e instituciones hacia una cultura de paz. Para esto se hace necesario fortalecer y desarrollar los componentes de formación en competencias ciudadanas y hacer posible la articulación de las iniciativas que se adelantan en este sentido en las diversas obras.

Desde esta perspectiva, las obras de la Compañía de Jesús con presencia en el Eje Cafetero hemos asumido las siguientes fronteras:

  • Educación: mantenernos actualizados ante los retos que se presentan en un mundo cada vez más cambiante. Una educación que tenga presente los retos de la región y del país.
  • Fe y justicia: ante un mundo cada vez más alejado de Dios y de la religiosidad es una frontera mantener viva la Fe expresada y vivida por medio de la comunidad cristiana. Una educación que sea modelo de honestidad, fe y justicia, en especial con los más pobres de nuestra región.
  • Cuidado del medio ambiente: aprovechar el recurso que tenemos para la toma de conciencia de que el medio ambiente es una exigencia de nuestra vida cristiana.