Ricardo Delgado Martínez, S.J.

Para este jesuita barranqueño de 35 años, ordenarse como diácono significa volver a decir sí a la confianza que el Señor ha depositado en él, y con ese sí, decirle a la Iglesia que vale la pena seguir a ese Jesús que se hizo servidor entre nosotros.